domingo, enero 15, 2006

Aquellos maravillosos años


Saludos a todos los que os pasáis por aquí. Me han recomendado que ponga títulos más descriptivos y sobre todo “populares” a mis artículos para que vengan más visitas a través de google, etc. Sin embargo, como dicen los responsables de los programas de tv cuando van a estrenar uno: “me preocupa más la calidad de los contenidos que la audiencia”, lo que me diferencia de los responsables de estos programas es que yo si que voy a cumplir mi planteamiento de trabajo. No sé, a lo mejor os parecen una chorrada de títulos pero es que si voy a hablar sobre el regreso de Urgencias a TVE me aburre un poco titularlo: “Nuevos capítulos de Urgencias”. Eso ya lo hacen los periodicos, este blog habla sobre las cosas que me gustan, que espero os sirvan algunas para disfrutar también a los que me leéis, y lo que a mi me viene a la cabeza cuando pienso en la serie Urgencias es “pupilas midriaticas y normorreactivas, Glasgow 5”, así que yo seguiré con mis cripticos titulares. Ya sabéis que podeis hacerme algún comentario, aunque sé por experiencia que da bastante pereza.
Esta vez voy a dejar por un momento las series de televisión para recomendaros una película.
Se trata de La Fuerza de la Ilusión, de título original Radio Flyer. Esta dirigida por Richard Donner, director de la mejor adaptación de un comic hecha hasta ahora con su Superman interpretado por el tristemente fallecido Christopher Reeve. Donner también cuenta en su filmografía con títulos como Maverick, La Profecía o la trilogía de Arma Letal. En la producción esta el actor Michael Douglas, quién en esya faceta se ha demostrado como muy solvente con títulos como Alguien Voló sobre el Nido del Cuco, La joya del Nilo o Legitima Defensa. La película que os recomiendo poco tiene que ver con el resto de la obra de Donner, pues a través de la historia de dos hermanos, de 10 y 12 años, que viven con su madre mientras sufren los malos tratos que un padrastro alcohólico y exconvicto les propina, La fuerza de la ilusión hace un retrato de la infancia, de la fantasía y de la feliz inconsciencia de esta etapa de la vida, es una película que retrata la fraternidad entre hermanos y la posibilidad que la imaginación y la capacidad de ensoñación nos proporciona a todos para superar nuestros miedos o nuestras circunstancias, por penosas que sean, como son las de estos dos hermanos cuyas circunstancias les obligarán a madurar antes de tiempo. Pero a pesar de manejar como tema de fondo el drama de los malos tratos, la película no cae en el terreno del melodrama fácil, sino que sobre todo quiere homenajear ( y lo consigue), una etapa de nuestras vidas como es la infancia, que tanto deseamos abandonar cuando la estamos viviendo y tanto echaremos de menos cuando se haya ido.
La película cuenta en el reparto con una bellísima Lorraine Bracco (Los Soprano), que interpreta a la madre de los dos hermanos, interpretados por Joseph Mazzelo (Parque Jurasico) y un Elijah Wood (El Señor de los Anillos), que para quién esto escribe fue un excelente actor infantil, que se ha vuelto bastante repelente y limitado dramáticamente en su etapa adulta en su papel de Frodo. Como anécdota citar que hace un breve cameo Tom Hanks, quién también es el narrador en la V.O
Destacar también la banda sonora del maestro Hans Zimmer, que sabe dotar de emotividad a los momentos necesarios y de verosimilitud al mundo onírico inventado por los dos hermanos protagonistas para escapar de su padrasto maltratador.
La fuerza de la ilusión os gustará si os gustan las historias de sentimientos y sobre todo si todavía tenéis un poquito de ese espíritu de Peter Pan que tan necesario es conservar, independientemente de que haga más o menos tiempo que hayamos dejado atrás nuestra infancia, esa época en la que tan felices eramos a pesar de que todas nuestras posesiones podían cabernos en un carrito de juguete como es el que arrastran los protagonistas de esta historia y que da título original a la película.
Como decía el lema de la cadena de televisión que dirigía Bill Murray en Los fantasmas atacan al jefe: “os encantará”.